La sabiduría ancestral puede darnos algunas respuestas sobre eficiencia energética. Si fijamos nuestra mirada al pasado e investigamos llegaremos a la conclusión de que los pueblos antiguos, a pesar de no contar con los avances tecnológicos de nuestros días, no estaban dispuestos a pasar calor. Utilizaban técnicas que aún se siguen usando. Para favorecer la ventilación cruzada, las viviendas se proyectaban bajo la idea de propiciar corrientes, situando puerta y ventanas en extremos opuestos. En Egipto aún fueron más allá y y construían un canal en el techo para facilitar la evacuación del aire caliente, que de forma natural tiende a ascender.

Hace siglos, cuando no existía la electricidad, los pueblos antiguos tampoco se resignaban a sufrir el calor estival.

MATERIALES QUE REFRESCAN SIN GASTAR ENERGÍA

  • Si habamos de piedras, los granitos son los más frescos, seguidos de los mármoles, que además son muy adecuados para zonas húmedas ya que su baja porosidad no permite la proliferación de hongos ni bacterias
  • Los revestimientos continuos de cal, yeso, arcilla y pinturas minerales son fríos al tacto
  • Los muros de hormigón suelen tener un elevado espesor, lo que favorece su inercia térmica y por extensión su capacidad para refrescar el ambiente.
  • El agua en forma de fuentes, estanques y piscinas interiores ayudará a refrescar el ambiente.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies